Él es el Médico del Cielo, el Arcángel Sanador. En el Antiguo Testamento, Rafael fue el arcángel que proporcionó la receta para curar a Tobías de su ceguera; y, según se cree, “el ángel del Señor” que según el Evangelio de Juan “bajaba de tiempo en tiempo a la piscina y agitaba el agua” dándole poderes curativos, era también Rafael.

Rafael, cuyo nombre significa “Medicina de Dios”, es el arcángel de la salud (física, emocional, mental y espiritual) y de la sanación, aunque también se encarga de la protección de los viajeros y de los noviazgos y matrimonios.

Él, además de ser uno de los siete grandes arcángeles que tienen “acceso a la gloria de Dios”, es uno de los cuatro arcángeles (junto con Miguel, Gabriel y Uriel) destinados al cuidado de la Tierra y, según el Libro de Enoc, está entre los cuatro arcángeles sentados junto a Dios.

Desde la Antigüedad, Rafael ha sido considerado como patrono de los médicos y de los sanadores espirituales, como también el Ángel de la Ciencia[1] y el protector de la Medicina.

Diversos han sido los títulos que se le han otorgado además de Ángel de la Ciencia: “Supervisor de los Vientos del Anochecer”, “Ángel de la Curación”, “Ángel de la Providencia”, “Arcángel de la Salud”,  etc.

Pese a ser oficialmente un arcángel, algunos especialistas han planteado que Rafael preside el coro de los Malakim, un grupo de ángeles pertenecientes a Las Virtudes, ángeles encargados de restaurar la belleza y la armonía del universo. En todo caso, se concuerda en que Rafael es el jefe de los Ángeles Sanadores y el ángel que rige la esfera de la salud del cuerpo físico; teniendo ―según los ocultistas seguidores de Saint Germain― bajo su dominio la llamada “Casa del Crecimiento y la Transformación”

Astrológicamente se le considera regente de Jupiter (Sagitario) y Mercurio (Geminis y Virgo), se le asigna el punto cardinal Este y el elemento Aire.

 .

EL ARCÁNGEL URIEL EN EL JUDAÍSMO

Aparte de los roles que en el Libro de Enoc se le da a Rafael como el “santo ángel de los espíritus humanos” y el arcángel encargado “de las enfermedades y de todas las heridas de los hijos de los hombres”,  en el Zohár se afirma que: ‹‹la tierra proporciona una vivienda para el hombre, a quien Rafael cura también de sus males››.

En la tradición judía se cree que Rafael eliminó el dolor de la circuncisión en Abraham, que curó el muslo herido de Jacob; y que, tras el diluvio, entregó a Noé un  importantísimo “libro medico”.  También, se afirma que Rafael tiene el título de “guía del infierno”, ya que allí es un lugar en que la curación es muy necesaria.

Para la Cábala, los ángeles y arcángeles tienen un rol clave en el Árbol de la Vida. En ese contexto, Rafael se sitúa en el plano mental creativo (“Briah”) y, entre las emanaciones divinas o sefiroths, Rafael se asocia al sexto sefitroth (“Tifereth”), sefiroth en el cual reside Dios-Hijo, llamado el “Príncipe de la Paz”.

Dentro de la Cábala se explica que el nombre “Rafael” significa “portador de la curación de Dios”. Así mismo, se menciona que está entre los “ángeles vigías” y que desempeña un papel de compañero y guía para quienes lo soliciten y sean dignos de ello; o, simplemente, si así Dios lo dispuso.

Igual que en el Libro de Enoc, se plantea que Rafael es uno de los cuatro espíritus que están junto a Dios, siendo el responsable de velar por la salud de los hombres y de la Tierra.

Por último, algo interesante es la leyenda cabalística en la cual es Rafael el ángel que Dios envió a Salomón para entregarle el anillo mágico que le sirvió para construir el templo: una sortija misteriosa, con una estrella de cinco puntas grabada en un sello, un anillo tan poderoso que permitió a Salomón, luego de los rituales de invocación, someter a los demonios invocados para que le ayudasen en la construcción del templo. Vemos entonces que, según la leyenda, la ciencia atribuida a Rafael entra también en el campo de lo oculto, participando también, en cierta medida, de lo que se conoce como“ciencias ocultas”

 .

RAFAEL EN LA BIBLIA

En el Libro de Tobías, el arcángel Rafael desempeña las siguientes funciones: 1) acompaña al hijo de Tobías en un viaje, para lo cual se hace pasar por humano y descendiente de un linaje al cual Tobías conoce, obteniendo así la complacencia de Tobías para acompañar a su hijo, 2) le da, al hijo de Tobías, la receta para sanar la seguera de su padre (que perdió la vista luego de que unas aves defecaran en sus ojos tras quedarse dormido), receta que efectivamente sirvió y fue hecha a base de hígado, corazón y “hiel” de un tipo de pez, 3) le ayuda al hijo de Tobías para casarse con Sara, mujer que, según Rafael, ha sido predestinada por Dios para él (el hijo de Tobías): para eso, le da nuevamente una receta (con órganos de pez) para ahuyentar al demonio Asmodeo, el cual ha matado a todos los anteriores maridos con los cuales Sara nunca pudo consumar la unión puesto que, en la noche de bodas, Asmodeo los mataba antes de que se acostaran con Sara; mas, cuando le llegó el turno al hijo de Tobías, éste quemó lo que Rafael le dijo (esa era la receta), haciendo huir al demonio, el cual finalmente fue “atado” por Rafael en Egipto (país al que huyó). Es por todo lo anterior que, a partir del Libro de Tobías, el Catolicismo le dio a Rafael los roles de curador, acompañante de los viajeros y protector del matrimonio y el noviazgo, además de intercesor entre los hombres y Dios, rol éste que lo comparte con muchos ángeles y que se evidencia en la declaración final, en la cual Rafael revela a Tobías su identidad divina y cuenta que él presenta las oraciones de “los justos” ante Dios: ‹‹Cuando obrabas tú y tu nuera, Sara, yo presentaba ante el Santo vuestras oraciones. Cuando enterrabas a los muertos, también yo te asistía. Cuando sin pereza te levantabas y dejabas de comer para ir a sepultarlos, no se me ocultaba esa buena obra, antes contigo estaba yo. Por eso me envió Dios a curarte a ti y a Sara, tu nuera. Yo soy Rafael, uno de los siete santos ángeles que presentamos las oraciones de los justos y tienen entrada ante la majestad del Santo.››

Por último y pese a que no se menciona su nombre, muchos comentaristas bíblicos han postulado que Rafael aparece en Juan 5:1-4, diciendo que era él quien agitaba el agua y le daba el poder de curar a la multitud de enfermos que se congregaban; dice así el pasaje: ‹‹el ángel del Señor bajaba de tiempo en tiempo a la piscina y agitaba el agua; y el primero que se metía después de la agitación del agua, quedaba curado de cualquier mal que tuviera››. En lo que respecta a la Iglesia Católica, ésta concuerda con esa interpretación, incluyéndola en su Liturgia oficial.

.

EL ARCÁNGEL RAFAEL Y EL CRISTIANISMO

Rafael, junto a Miguel y Gabriel, es uno de los tres arcángeles que la Iglesia Católica admite de manera oficial debido a que se encuentra en la Biblia, de manera explícita e incontrovertida en el Libro de Tobías y de forma implícita en un pasaje del Evangelio de Juan. Su papel, para el Catolicismo, es el de arcángel sanador, protector de los viajeros, del matrimonio y del noviazgo.

Junto a la Iglesia Católica, la Iglesia Ortodox lo acepta, otorgándole los mismos roles que en el Catolicismo.

Los protestantes, por tener un canon bíblico en que se excluye el deuterocanónico Libro de Tobias, suelen considerarlo un mito. Sin embargo resulta curiosa su situación entre los mormones, donde se cree que, junto a Gabriel y Miguel, él está participando de la “Restauración del Evangelio” en los últimos tiempos, tiempos que para los mormones son los de la actualidad…Ahora, ¿cómo puede eso ser posible si en su canon bíblico no está el Libro de Tobías, único que avala la existencia de Rafael dentro de la Biblia. La respuesta es la que sigue: ellos creen en la revelación progresiva (una revelación que se va dando poco a poco y que no termina de cerrarse) y tienen otros libros a los cuales consideran revelación divina además de la Biblia. Entre esos libros está Doctrina y Convenios, en el cual se habla del sosodicho rol de Rafael en los últimos días: ‹‹”¡Y además, la voz de Dios en la alcoba del anciano papá Whitmer, en Fayette, Condado de Séneca, y en varias ocasiones y en diversos lugares, en todas las peregrinaciones y tribulaciones de esta Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días! ¡Y la voz de Miguel, el arcángel; la voz de Gabriel, de Rafael y de diversos ángeles, desde Miguel o Adán, hasta el tiempo actual, todos ellos declarando su dispensación, sus derechos, sus llaves, sus honores, su majestad y gloria, y el poder de su sacerdocio; dando línea sobre línea, precepto tras precepto; un poco aquí, y otro poco allí; consolándonos con la promesa de lo que ha de venir en lo futuro, confirmando nuestra esperanza!”››

.

RAFAEL EN EL ISLAM

En el Islam, Rafael se llama “Israfel” y es reconocido como uno de los grandes arcángeles. Se cree que él será el ángel responsable de dar la señal en el dí­a del Juicio Final; siendo que, según el Corán, ha estado y seguirá esperando las órdenes de Alá para hacerlo. Por último, el Islam también dice que Rafael es un magnífico músico y gran políglota, un artista celestial que canta y hace alabanzas a Dios en más de mil idiomas diferentes.

 .

FUNCIONES, VIRTUDES, DONES Y SERVICIOS DEL ARCÁNGEL RAFAEL

Como quedó claro anteriormente, el arcángel Rafael tiene las funciones de velar por la salud de la Tierra y curar a los hombres, proteger a los viajeros y a los noviazgos y matrimonios.

Las virtudes asociadas a Rafael son la visión espiritual, la inspiración de la verdad, la integridad, la previsión, la salud no solo física sino emocional, mental y espiritual.

Los dones que se le puede pedir son: capacidad para sanar (los maestros de reiki pueden incrementar su don con éste arcángel), don de ciencias sobre todo en el área de la Medicina, inspiración.

A él debemos acudir cuando necesitamos protección durante los viajes, cuando enfermamos o enferma alguien que queremos, cuando no podemos ver la verdad a seguir dentro de una situación (encontrar el camino espiritual), cuando necesitamos proteger una relación de pareja importante (noviazgo o matrimonio, no otras); y, según dicen algunas fuentes, cuando requerimos inspiración en el estudio y práctica de la Música, la Médicina, la Matemática, o las Ciencias en general.

 .

TABLA DE DATOS ADICIONALES

Día de la semana: Jueves

Día de su celebración: 24 de Octubre

Color: Verde

Rayo: Verde

Chakra: Sexto chakra

 .

REPRESENTACIÓN

La forma en que se lo retrata está asociada a su historia en el Libro de Tobías. Es por eso que carga ropas de peregrino (acompañó al hijo de Tobías en su viaje), que porta un pescado (de ahí sacó la receta sanadora) y tiene un bastón.

El bastón simboliza la voluntad y el apoyo espiritual que Rafael puede darle al hombre en el complicado camino de la existencia, de la vida; pero también representa la autoridad y el poder espiritual con que éste arcángel desví­a, elimina o transforma las influencias y energías negativas.

Usualmente viste de verde, color asociado a la curación, la salud, la tranquilidad, la salvación, naturaleza, la esperanza y la regeneración.

El pez que porta es una representación de la vida y del nacimiento.

Por último, a veces se lo pone con una vara de dos serpientes, vara comunmente usada en los uniformes de los médicos. Esta vara no solo simboliza la Medicina y la paz sino que también es, desde una óptica esotérica, una representación de la kundalini (las serpientes) en ascenso y por tanto de la evolución espiritual; pero también esas dos serpientes (simétricamente enroscadas) representan a la salud física y psíquica, por lo que en última instancia estarían aludiendo al equilibrio y la armonía como condiciones inherentes a la salud.

 .

UN PASAJE SOBRE LA GLORIA DE RAFAEL

En el Libro de Enoc se menciona a Rafael como uno de los cuatro grandes espíritus que están junto a Dios, siendo todos ellos retratados como seres dotados de misericordia y bondad hacia los hombres. El pasaje en que lo hace está lleno de una viveza e intensidad tales que ciertamente incitan a pensar que no nos encontramos ante un libro apócrifo, tal y como lo es para la Iglesia Católica. Veamos:

‹‹Y sobre los cuatro costados del Señor de los espíritus vi cuatro presencias diferentes de aquellos que no duermen y aprendí sus nombres porque el ángel que va conmigo me los dio a conocer y me mostró todas las cosas ocultas.
Y escuché las voces de esas cuatro presencias y cómo ellas pronuncian alabanzas ante el Señor de la Gloria.
La primera voz bendice al Señor de los espíritus por los siglos de los siglos.
A la segunda voz la escuché bendiciendo al Elegido y a los elegidos que dependen del Señor de los espíritus.
A la tercera voz la oí orar e interceder por los que viven sobre la tierra y suplicar en nombre del Señor de los espíritus.
Y escuché la cuarta voz expulsando a los Satanes e impidiendo que lleguen hasta el Señor de los espíritus a acusar a quienes viven en la tierra de Él.
Después de eso pregunté al ángel de paz que iba conmigo y me mostraba todas las cosas que están ocultas: “¿Quiénes son esas cuatro presencias que he visto y cuyas palabras he oído y escrito abajo?”
Me dijo: “El primero, el misericordioso y muy paciente, es Miguel; el segundo, que está encargado de las enfermedades y de todas las heridas de los hijos de los hombres, es Rafael; el tercero, que está encargado de todos los poderes, es Gabriel; el cuarto, que está encargado de la esperanza de quienes heredarán la vida eterna, es llamado Sariel[2]”.››

.

ORACIONES

‹‹Dios te bendiga, Santo Arcángel Rafael, pues tú eres uno de  los siete maravillosos Arcángeles del Señor, que trabajáis día a día por la obra divina.  Guíanos en el camino de la sanación, pues por tu intermedio es solo Dios el que sana. Tú que caminaste con Tobías, curaste a Tobit, venciste a Asmodeo encadenándolo en Egipto y liberaste a Sara, camina a mi lado, guíame, enséñame y revélame lo que debo hacer. Te pido especialmente, que por la sabiduría que Dios te ha concedido, y apelando con todo mi corazón a la misericordia divina, que nace del Padre, se expresa en el Hijo y se materializa en el Espíritu Santo; que tengas a bien elevar, sanar, proteger y liberar a (decir el nombre del enfermo) que tanto lo necesita. Bendice especialmente sus medicamentos, y a los médicos que lo asisten, para que guiados por la fuerza vivificadora del Espíritu Santo la salud habite en armonía en ese cuerpo, ese espíritu y esa alma de nuestro Señor. Amén.››

‹‹Glorioso Arcángel San Rafael, medicina de Dios, guíame (o guía a…) en este viaje
de aprendizaje y purificación, ayúdame (o ayuda a…) a reconocer las lecciones que me (le) liberen de todas mis (sus) culpas, preocupaciones y pensamientos negativos. Sé guía en el camino de la salvación, 
en ruta al Amor Divino,  para ver reflejado en toda la creación, el poder de regeneración y curación de Dios.Te ruego que seas compañero en este viaje por la vida  y un apoyo constante con la autoridad que representa tu cayado. Rodéame (Rodea a…) con el verde esperanzador y sanador de tu capa,  y derrama tu medicina de luz sobre todo mi (su) ser. Gracias amado arcángel Rafael,
por tu amor sanador y compañía curativa, en este sagrado peregrinaje del cuerpo, para encontrar la unión con el alma, según la voluntad divina, de manera perfecta, para el bien de todo el mundo, y bajo la gracia de Dios. Amén.››

‹‹En nombre de Cristo que habita en mi corazón, apelo a ti, querido y bien amado Arcángel San Rafael; rodea y envuélveme con los Ángeles de la Divina Cura. Arcángel Rafael, que la Divina Luz de la Verdadera Cura sea direccionada sobre (mi nombre o nombre de la persona enferma). Arcángel de la Cura Divina, deseo que tu luz me llene de energía, de salud, aquí y ahora, penetrando en cada molécula y célula de mi cuerpo físico, mi cuerpo emocional y mi mente. Arcángel Rafael, haz que la energía de la Cura Divina se manifieste en (mi nombre o nombre de la persona enferma), a través de (mi nombre o nombre de la persona enferma) y alrededor de (mi nombre o nombre de la persona enferma). En la fuerza de la luz que irradias y que invade todo este cuerpo, purificándolo, curándolo y bendiciéndolo declaro: “La luz de la Perfección Divina, y del poder amoroso de Dios, se expresa a través de todo mi ser: a todo perdonando, a todo liberando y a todo curando ¡Qué así sea! ¡Qué así sea! ¡Qué así sea!”››

 .

SELLO E INVOCACIÓN

Una manera (hay algunas) bastante eficiente para invocarlo es la siguiente:

  1. Asegúrese de que sea jueves y no realice el ritual después de las doce de la noche o antes de las cinco de la madrugada.
  2. Procure estar solo y no ser interrumpido.
  3. Tome una vela verde con el suficiente grosor para que la vela se mantenga en pie; y, luego de rezar, tome la vela y frótela con ambas manos desde la base hasta la parte de arriba: repita esto siete veces.
  4. Tome una cartulina verde, dibuje el sello del arcángel Rafael en la parte superior de la cartulina (se recomienda que ocupe el 1/2 superior o el 1/3 superior de la cartulina); y, en la parte inferior, escriba sus peticiones, lo que le quiere decir al arcángel Rafael y un agradecimiento por estar en su camino
  5. Encienda la vela verde.
  6. Tome la cartulina verde, lea las peticiones y, cuando termine, agradézcale al arcángel por estar en su camino y estar allí presente. Nota: en una variante, no lee la carta y pasa directamente al siguiente paso
  7. Doble la cartulina y póngala debajo de la vela.
  8. Recite una de las oraciones conocidas (elección personal) al arcángel Rafael. Nota: la oración, o se la sabrá de memoria, o la tendrá anotada en un papel aparte de la cartulina.
  9. Cierre los ojos, ore interiormente, intente sentir a Dios y de ser posible al arcángel, visualice que se ha cumplido su petición, agradezca en su interior a Dios y a Rafael y abra los ojos.
  10. Queme el papel antes de que la vela verde se consuma.
  11. Deje que la vela se consuma, váyase si la vela se demora mucho y no desea esperar.

Nota: si no ve cumplida su petición, repítala todos los jueves que sean necesarios, intentando hacerlo siempre con la mayor fe posible y en un estado de paz interior y ausencia de ira, odio, rencor o mala voluntad hacia el prójimo.

.

.

.

FUENTES: 1234 - 5678 - 9101112 - 1314151617

 


[1] Esto está asociado al hecho de que Rafael es regente de Mercurio, planeta que rige el dominio de la mente racional.

[2] Muchas interpretaciones plantean que Sariel, Uriel y Fanuel son el mismo arcángel llamado de modos distintos. Para saber más, mírese el siguiente link: http://www.marquette.edu/maqom/phanuel.html

Tags: , , ,